En la actualidad, con el auge de los préstamos online es común que muchas personas pidan un préstamo a diestra y siniestra. Pero ¿Es recomendable? ¿Es factible? Si quieres tener las respuestas a estas preguntas, aquí te explicamos lo que necesitas saber para pedir un préstamo.

Y, eso no es todo. También, te daremos 7 consejos que debes tener en cuenta antes de pedir un préstamo. Una vez tengas todos estos detalles claros, estarás listo para desenvolverte mejor en el mundo de las finanzas. ¡Empecemos!

1.- ¿Realmente necesitas el préstamo?

Si solicitarás un crédito de una cantidad de dinero considerable, lo primero que tienes que saber es el “para qué”. Si no hay una razón que tenga un peso o una importancia real, lo mejor será que esperes. ¿Por qué?

Imagina que solicitas un préstamo para comprar algunos electrodomésticos o equipar tu casa. Esto es importante, sí. Pero, si te encuentras en un momento de tu vida en el cual no tienes tantos ingresos, lo ideal es que empieces por algo pequeño.

Los créditos rápidos, son una opción. Lo mejor es que ahora los puedes solicitar de manera online y no te piden que cumplas con un montón de requisitos. Recuerda que se trata de usar el dinero de forma sabia y en cosas que realmente necesites.

2.-No temas solicitar asesoría

Todas las empresas que ofrecen opciones en cuanto a préstamos rápidos están en el deber de informarte. No se trata de un favor, es un deber. Después de todo, si pasarás a ser uno de sus clientes su deber es que estés satisfecho.

Haz todas las preguntas que quieras. Resuelve tus dudas. Infórmate sobre los intereses y compara las mejores opciones. Pon todas tus cartas sobre la mesa, pues solo este será el modo que la relación entre la compañía y tú, sea mejor.

Por otro lado, este tipo de contenidos puede ayudarte. En nuestro sitio web puedes leer otros posts que seguro serán de tu interés. De esta forma, te prepararás en todo lo referente a educación financiera.

3.-Ten cuidado con los plazos de pago

A la hora de solicitar cualquier préstamo tienes que fijarte en los plazos de pago. Esto es esencial. Si te retrasas con los pagos puede que las entidades financieras luego no quieran prestarte dinero. Además, tu reputación y credibilidad se verán afectadas.

Si te percatas de que el tiempo que te dan para pagar es muy poco, o no crees que puedas cumplirlo, lo mejor será que no tomes el préstamo. Esto no quiere decir que debas rendirte, solo que tendrías que buscar otras opciones que se adapten a ti.

4.- Busca una tasa fija

Cuando solicitamos un préstamo con una tasa fija no habrá sorpresas. El monto del interés se mantendrá con cada pago. Por el contrario, cuando la tasa es variable, esta podrá cambiar según la tasa del mercado u otra que se denomina “índice”.

En este sentido, cuando la tasa es variable el préstamo puede salirnos más caro de lo que pensábamos. En vez de convertirse en una ayuda, puede representarnos una pérdida o más deudas. Así que, recuerda, tasas fijas son la mejor opción.

5.-Evalua si estás preparado para solicitar el préstamo

Ten presente que luego del préstamo tendrás que pagar las cuotas. Tienes que evaluar tus gastos fijos y tus ingresos. Así sabrás cuánto dinero te quedará y si es el suficiente para ir pagando las cuotas.

La idea de pedir un préstamo es que te ayude a resolver un imprevisto, no que te genere más estrés. Y, si te percatas de que no podrás pagarlo o que las cuotas son muy altas, lo mejor será que esperes.

Dato adicional: Los préstamos online como una solución fiable

Ya no necesitas trasladarte a una entidad bancaria y llevar un montón de papeles. Pedir un préstamo es mucho más fácil de lo que era hace una década. En Colombia y en la mayoría de países del mundo hay muchas opciones en este sentido.

Cada vez hay menos límites cuando se trata de pedir un préstamo. Por esta razón, si de verdad necesitas el dinero, podrás solicitarlo. Sin embargo, recomendamos que tomes en cuenta los cinco consejos anteriores. ¡Suerte!